Albisteak

"In varietate concordia": construyendo puentes entre palabras

San Sebastián 2016 busca 11 donostiarras con 11 lenguas maternas distintas, para el proyecto In varietate concordia, que propone la búsqueda de conexiones entre palabras de distintas lenguas, basadas en su pronunciación.

Aunque muchos no lo sepan, hoy en día en San Sebastián se hablan unas cien lenguas. San Sebastián 2016, dentro de su programa cultural, y con el objeto de poner de manifiesto esa diversidad lingüística multiplicada en los últimos años, presenta el proyecto In varietate concordia (lema de la Unión Europea del latín "unión en la diversidad"), proyecto que pretende construir puentes entre dichas lenguas presentes en la ciudad de un modo lúdico-poético. Las palabras serán la materia prima y el modo de pronunciarlas el pretexto de conexión.

Así, por ejemplo, "su" ("fuego") en euskera, "chou" ("col") en francés y "shoe" ("zapato") en inglés se pronuncian de forma muy parecida, pero tienen un significado completamente distinto. El juego que plantea In varietate concordia consiste en descubrir y recopilar composición de palabras de este y otros tipos.

Las personas participantes en el juego serán las y los ciudadanos, concretamente once donostiarras políglotas elegidos entre aquellos que desde hoy mismo y hasta el 10 de marzo se inscriban a través de la web de Donostia / San Sebastián 2016. Ellos construirán la base del proyecto, la colección de conexiones entre palabras. Una vez que esté conformado el conjunto de uniones entre palabras, se crearán soportes gráficos de calle y otros quese utilizarán durante 2016 con fines divulgativos y poéticos.

El objetivo de este proyecto, desarrollado por la artista de Hendaya Marga Berra Zubieta en colaboración con el equipo de trabajo de San Sebastián 2016 y con la participación de Bagera, es superar las fronteras entre las lenguas, para que la diferencia más que distanciarnos, nos acerque. Por otra parte, también tiene cierto objetivo pedagógico, pues enseñará a la ciudadanía palabras, frases y la pronunciación de otras lenguas. Y, finalmente, In varietate concordia posibilitará la participación de la ciudadanía, no como simple espectador, sino como autor y creador activo del contenido del proyecto.
 
Tantas lenguas como personas

En el proyecto participarán 11 personas que representarán a 11 lenguas, dotando de significado poético la acepción en euskera ("mucho") del número "once". Todos los donostiarras interesados podrán inscribirse pero, como el número de plazas es limitado, el criterio principal para la elección entre candidatos con deseo de participar será garantizar la diversidad de lenguas maternas. Cada participante representará a su lengua materna.

Esas once personas se reunirán en cuatro ocasiones (siempre los sábados por la tarde) en marzo y abril: en concreto, el 14 y el 28 de marzo, y el 11 y el 28 de abril. En dichas reuniones deberán llevar a cabo una serie de tareas colectivas, de sesión en sesión: buscar palabras homófonas entre las distintas lenguas; construir frases poéticas, sin sentido y divertidas; buscar juegos de palabras; y realizar labores de traducción.

 
Un proyecto gráfico

Una vez completado el conjunto de conexiones entre palabras, se pasará a la segunda fase del proyecto: la creadora del proyecto, Marga Berra Zubieta, diseñará carteles, a partir de este material pre-elaborado, que se difundirán por la ciudad de San Sebastián durante 2016, con la intención de mostrar a la ciudadanía y a las personas que visitan la ciudad el resultado de dicho juego poético colectivo.

Además, se publicará un libro fonético-poético que recogerá las frases y los juegos de palabras presentes en los carteles, así como el trabajo de investigación que ha habido detrás de todo ello.

Para inscrbirse

Itzuli